Una salida a la crisis

El Capítulo 11 develado en cinco preguntas

Latam, Avianca y Aeroméxico, se encuentran el Capítulo 11. Pero ¿de qué se trata el proceso?, ¿qué es el DIP Financing? Todas las respuestas en esta nota.

Con una diferencia de pocas semanas, tres entre los cinco grupos aéreos más grandes de Latinoamérica (tomando como parámetro la cantidad de pasajeros transportados en 2019), iniciaron su proceso de reorganización bajo el Capítulo 11, de la Ley de Quiebras de Estados Unidos, ante el Tribunal de Bancarrotas del Distrito Sur de Nueva York. No fueron pocos los que se preguntaron por qué, tanto Latam Airlines Group, como Avianca Hóldings como Aeroméxico “fueron” a Estados Unidos a plantear su reorganización financiera y operativa. A esto se sumaron los elementos modernos del proceso, como el DIP Financing, como volver a todo el proceso algo encriptado y difícil de seguir. Por eso planteamos un artículo didáctico tratando de explicar todo el proceso.

¿Por qué empresas latinoamericanas plantean ese proceso de reorganización en Estados Unidos?

Muchos países de la región no poseen una legislación equivalente. La clave de la norma es que mientras dura el proceso de reorganización y refinanciación, se consagra y se mantiene la unidad de la empresa y protege sus recursos. En otros procesos, los acreedores pueden demandar individualmente su pago y obligar a la compañía a vender partes de sus recursos. El Capítulo 11 salvaguarda la integridad de la empresa, le permite reorganizarse y plantear tanto un plan de pago de sus obligaciones como una reestructuración operativa. Otro elemento central es que mientras el proceso se inicia y evoluciona, la empresa permanece trabajando.

“La jurisdicción de Estados Unidos se utiliza, fundamentalmente, porque allí residen los mayores acreedores y donde pueden accionar judicialmente con embargos e inmovilizaciones, si no hubiera un Chapter 11 que lo prohíba. Además de que Latam o Avianca Hóldings no podrían no volar a Estados Unidos para evitar embargos. Según el caso, los países de Latinoamérica son más receptivos respecto a que empresas locales recurran al Chapter 11 y eso sea validado en sus países de origen”, explicó ante la requisitoria de Ladevi Latam, Diego Fargosi, socio del bufete Fargosi Abogados.

¿La Justicia toma control de la empresa en el Capítulo 11?

No, no se designa un Administrador Judicial, pero sí se someten al respaldo del Tribunal las principales decisiones que debe tomar la empresa. El formato es de “supervisión judicial”. Por ejemplo, a poco de iniciar el proceso, Avianca sometió al tribunal una serie de pagos que debía efectuar que incluían proveedores pero también salarios.

¿Qué es el DIP Financing?

La sigla DIP corresponde a Debtor in possession. Traducido: Deudor en posesión y hace alusión a la empresa que inicia el proceso de Capítulo 11. Y se refiere justamente a que conserva sus bienes. La adición del término “financing”, es porque se trata del proceso de financiación que necesita la empresa en cuestión, para mantener sus operaciones y hacer su reconversión. Se debe entender que incluso un proceso de ajuste, suspender rutas, despedir personal, etcétera, demanda dinero. El financiamiento consiste en un aporte de capital que necesita la empresa para sortear la crisis en la que se encuentra y reorganizarse operativamente para asumir a futuro el pago de sus deudas. Claramente el DIP Financing es un proceso de transición, pero ayuda a mantener la solvencia de una empresa. La contraparte del DIP Financing es la obligatoriedad de la empresa concursada de presentar un plan sustentable. “El DIP Financing no es el corazón del Chapter 11, pero es un elemento importante. Son las piernas que le van a dar posibilidad de caminar a la empresa. El corazón es el stay para no pagar deudas y evitar embargo que te da el Chapter 11”, detalló Fargosi.

¿El dinero aportado siempre procede de otras fuentes?

En general así sucede. En algunos casos, los socios de una empresa pueden también aportar fondos, es decir capitalizar la empresa. En algunos casos se permite luego, convertir esta deuda en acciones. Sin embargo, en el caso del Capítulo 11 de Latam no se lo permitió originalmente, porque hubiera alterado la división accionaria en detrimento de los intereses de las pequeñas empresas frente a las grandes. Es decir los socios más grandes y poderosos de Latam, que pueden acceder a líneas de financiamiento, si convirtieran las deudas del financiamiento en acciones, terminarían incrementando sus participaciones y licuando a la de los socios más pequeños.

¿Además de la financiación, se debe presentar un plan de viabilidad?

Sí, claramente. “Sigue vigente es obligación: hay que demostrar la viabilidad del negocio y presentar un plan de pagos con sustentabilidad en el tiempo”, detalló el abogado Diego Fargosi. “De hecho, depende de la gestión posterior al concurso o Chapter 11, generar fondos para pagar la Financiación DIP y para pagar las deudas pre-concursales”, agregó el letrado.

Notas de Tapa