PANORAMA AEROCOMERCIAL

Un mercado aéreo más pequeño: el ajuste a la nueva realidad

Las compañías aéreas hablan de una recuperación de demanda, a niveles pre-Covid-19, para dentro de por lo menos dos o tres años. Por eso, porque el mercado será más pequeño es que las aerolíneas se reducen.

La secuencia genera dudas: la demanda cae, el mercado se reduce, las aerolíneas se paralizan, como no tienen ingresos piden asistencia financiera, y en muchos casos cuando la obtienen, se ajustan, echan personal. ¿Acaso el dinero otorgado en la forma que fuere (subsidio, exenciones impositivas, o créditos) no garantizaba la supervivencia? Pues sí, en el cortísimo plazo: los ajustes tienen que ver con lo que se viene a mediano o largo plazo. Quién más claramente explica y detalla la cuestión ha sido Pedro Heilbron, en su doble rol de presidente Ejecutivo de Copa Airlines y presidente de ALTA (Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo): “Hablemos de la recuperación. Según IATA la recuperación del sector va a tomar tres años, hasta 2023 y de hecho esa mejora va a estar por debajo de la de las economías mundiales. Y yo diría que es un estimado optimista. Otros especialistas y analistas de la industria hablan de una recuperación en mínimo dos años y máximo en cinco años. Cuando combinamos todos los análisis, se espera un camino largo y difícil para la recuperación de la aviación. Esto no es de un día para otro, no es controlar la pandemia y luego encender un switch para que se encienda todo de nuevo”.

UN MERCADO MÁS PEQUEÑO.

“Entre abril y diciembre, esperamos promediar un 19% en cuanto a la capacidad de asientos ofrecidos, con relación al mismo índice de 2019. Y para 2021 esperamos operar poco más del 40% (hablamos de operar un poco menos de 40 aeronaves), con lo cual vamos a estar en menos de la mitad del 2019. Y obviamente esto va a repercutir en ingresos porque vamos a estar en niveles de ocupación inferiores de lo que era en el período pre-Covid-19”, detalló Heilbron exponiendo el caso específico de Copa Airlines.

“La gran mayoría de las aerolíneas no van a sobrevivir a menos que tengan algún tipo de subsidio o ayuda estatal. Vamos a estar operando muy por debajo de lo que éramos, pero hay mucha incertidumbre de cómo va a ser el futuro. El virus va a estar con nosotros por un largo tiempo. Primero vino la pandemia y luego vendrá el impacto severo en las Economías y en los bolsillos de los viajeros. Tenemos que hacer estos ajustes porque de lo contrario no podremos sobrevivir como empresa”.

EL AJUSTE.

En nuestra región el ajuste más contundente fue el realizado por Latam, con el despido de 1.900 trabajadores (1.450 en un primer lote y otros 450 después). American reducirá su plantilla en un 30% y Boeing despedirá 12 mil empleados. Air Canada despedirá 18 mil de sus 38 mil trabajadores. En Europa, Easyjet confirmó que despedirá 4.500 empleados, International Airlines Group (IAG) anticipó 12 mil despidos en British Airways; otros 14 mil de Iberia; 5 mil de SAS; 2 mil de Icelandair y 4.705, de Norwegian. Y la lista podría continuar. Se debe hacer la salvedad de que en muchos casos se trata de ERTE’s, Expedientes de Regulación Temporal de Empleos o despidos temporales. Es decir, no son definitivos. Y esto se debe a la incertidumbre, recién cuando se recupere la actividad aérea más convencional, cuando caigan las restricciones y los cierres de frontera, se comenzará a dimensionar realmente de cuánto es la demanda.

Notas de Tapa