IMPACTO GLOBAL

El coronavirus se expande y su efecto en el turismo se profundiza

Siendo China uno de los principales mercados emisores de viajeros a nivel global (178 millones de turistas), su aislamiento producto de la epidemia remite la crisis turístico-económica a los países que esperaban a esos visitantes. Australia, Japón, Tailandia y Estados Unidos son algunos de los principales perjudicados.

El número de infectados, al cierre de esta edición, alcanza las 31.530 personas. De ellas, 31.213 son ciudadanos chinos. El número de fallecidos alcanza las 638 personas y hay 1.764 pacientes recuperados, que fueron infectados, tratados y a los que ya se les dio el alta. Sin embargo, no hay demasiadas noticias de que la contención esté funcionando, ni de que la crisis haya alcanzado su apogeo ni de que el virus esté remitiendo.

Desde la mirada turística China está aislada. No solo porque los viajes internos se han ralentizado considerablemente sino porque alrededor de 30 líneas aéreas internacionales han suspendido sus vuelos hacia el país. Solo la semana pasada se han cancelado 25 mil vuelos. De hecho, estimaciones privadas hablan de una caída promedio en la ocupación hotelera china del 75%, en los últimos días. Esta parálisis se traducirá también en las cuentas de muchas empresas del sector en China. Disney, por ejemplo, que ha cerrado sus parques de Hong Kong y Shanghái, estima que sus pérdidas podrían alcanzar US$ 175 millones. Tanto Carnival como Royal Caribbean confirmaron la cancelación de 20 cruceros que recorrían diversos puntos de China.

En medio de la crisis, cayó la tradicional celebración del Año Nuevo Chino que sucumbió al problema. Jesper Palmqvist, director de área de la consultora STR en Asia-Pacífico, comentó: “La semana festiva de Año Nuevo Chino, que se extiende por tres días este año, normalmente un cambio significativo en los patrones de viaje en todo el país con movimientos de ocupación hotelera muy específicos”. “Esto se debió

a que se realizaron menos viajes de negocios, cierres de escuelas y muchas personas que regresan a su hogar para pasar las vacaciones en familia. Al mismo tiempo, es normal ver ADR (Average Daily Rate: Promedio de tarifa diario) aumentar durante el tiempo de vacaciones. Lo que nuestro análisis preliminar muestra este año es que los cambios en el rendimiento fueron aún mayores a medida que se ha intensificado la cobertura del brote de coronavirus”.

A esta altura es difícil pensar que el turismo global saldrá ileso ante el coronavirus. Porque si China está aislada, no tiene prácticamente turismo interno ni receptivo por esos días y también ha cortado a cero sus flujos como mercado emisor. Y el tema no es menor: en 2018, unos 150 millones de viajeros chinos visitaron el resto del mundo, generando un gasto turístico de US$ 277 mil millones.

Para Australia, por ejemplo, China representa el mayor emisor de viajeros, acaparando un 15% del total: 1,4 millones de viajeros en 2019, que le aportaron US$ 13.400 millones a su economía.

Japón, otro de los destinos importantes para los viajeros chinos, que suponen el 27% del total de arribos, estiman que este año se perderían de recibir unos 8,4 millones de viajeros chinos este año. El año pasado, los chinos que visitaron Japón generaron ingresos por US$ 15.600 millones, un 36,8% del total generaron en el rubro ingresos por turismo.

Para Tailandia, el golpe sería aún mayor porque el turismo chino representa el 30% del total de los arribos anuales. Allí hablan de pérdidas por US$ 1.600 millones, o lo que equivale al 18% del PBI nacional. El presidente de la Asociación de Agentes de Viajes de Tailandia, Vichit Prakobgosol, indicó que entre un 1,2 millones y 1,3 millones de turistas chinos cancelaron sus viajes entre febrero y marzo: “El efecto puede durar hasta abril. Es difícil de estimar en este momento”.

En 2018, Francia recibió la visita de 2,2 millones de turistas chinos. “La crisis se está agravando y estamos presenciando algún tipo de histeria”, dijo Didier Kling, presidente de la Cámara de Comercio de París, y continuó: “Es central tener una idea de si esta epidemia será contenida rápidamente o si durará”. Según Jean-Virgile Crance, presidente de una federación hotelera que representa a unos 4.000 establecimientos en Francia, los datos iniciales mostraron un efecto marginal de las cancelaciones en los ingresos en lo que va del año. Sin embargo, para algunos socios que trabajan mucho con el mercado chino, las reservas y los ingresos podrían desplomarse hasta un 30% para el fin del trimestre.

SOLO EN ESTADOS UNIDOS.

La consultora Tourism Economics, de Oxford, indicó que producto del coronavirus se espera una caída del 28% en el número de visitantes chinos hacia Estados Unidos. Esto supondrá la pérdida de 4,6 millones de noches (en término de pernoctaciones) y un lucro cesante de US$ 5.800 millones en gasto de viajeros no percibidos. Curiosamente, la caída en el número de viajeros sería inferior a la registrada en 2002 producto de la epidemia de SARS (Sindrome Agudo Respiratorio Grave), pero el impacto sobre el gasto sería mayor. A todo esto, vale tomar nota que el número de infectados registrados, oficiales, en la mencionada epidemia de principios de siglo, alcanzó los 8 mil.

Cabe recordar que el año pasado unos 2,8 millones de turistas chinos visitaron Estados Unidos y dejaron en el país unos US$ 34 mil millones. A comienzos de la década, el mercado chino representaba el 1% del total de visitantes para Estados Unidos y el 3% del total del gasto turístico. Hoy esas cifras han trepado al 7% y 16%, respectivamente. Territorialmente hablando, las ciudades más impactadas por la caída del turismo chino serían Nueva York y Los Ángeles.

Los especialistas coinciden en que, así como se produjo una recuperación del mercado tras el SARS, también se producirá una mejora tras el paso del coronavirus. La polémica está instalada, en realidad, respecto del tiempo que tardará la recomposición: se discute tanto la fecha de inicio como cuánto le tomará al mercado volver a los valores de 2019.

Deja tu comentario

Notas de Tapa