Latinoamérica perdería hasta 10 millones de empleos

El WTTC contra las restricciones a los viajes

El WTTC duplicó las previsiones de pérdida de empleo en el sector y responsabilizó a las severas restricciones a los viajes, incluso en países donde la pandemia ya está controlada.

El Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés) elevó de 100 millones a 197 millones el número de empleos en riesgo en el sector si se confirma un escenario en el cual se prolonguen las restricciones a los viajes. El WTTC atacó duramente sobre todo a los países en los cuales la pandemia está controlada, pero las barreras a la actividad se mantienen.

DEVASTACIÓN.

Según el nuevo estudio del WTTC, el sector se enfrenta a una situación “devastadora”, con una caída del 62% del PBI turístico. O sea, una pérdida de US$ 5.543 mil millones de aporte a la economía global.

En Latinoamérica se destruirían entre 4,7 millones y 10,4 millones de trabajos en el sector, dependiendo del escenario de recuperación que se confirme.

Gloria Guevara Manzo, presidenta y CEO del WTTC, afirmó: “Desafortunadamente, nuestro nuevo estudio revela la profundidad del impacto a largo plazo que enfrenta la industria global de viajes si no existen los apoyos necesarios y las restricciones de viajes continúan por un período prolongado”.

La directiva responsabilizó del retraso previsto en la recuperación a la continuidad de las barreras severas para los viajes en aquellos países o regiones donde ya se ha controlado la epidemia: “Lo que lleva a millones de empresas de viajes y sus empleados a la ruina financiera”.

DE PÉSIMO A MALO.

El estudio del WTTC analizó tres escenarios para la reactivación de la actividad.

En el primero, donde no existen los apoyos requeridos y las restricciones continúan hasta fin año, se podrían perder 197,5 millones de empleos y el número de arribos internacionales se reduciría un 73% en todo 2020.

El segundo escenario toma como hipótesis que las limitaciones actuales comiencen a disminuir a partir del verano boreal para el cabotaje, hacia julio y agosto para los viajes de media distancia, y desde septiembre para los de larga distancia. De darse esa situación, se destruirían 121,1 millones de empleos, con una pérdida de US$ 3,435 mil millones para el PBI mundial. Mientras tanto, el número de llegadas internacionales se reduciría un 53% y un 34% el mercado doméstico.

En el mejor de los casos se prevé que existan los apoyos requeridos y las restricciones disminuyan a partir de este mes para viajes cortos y regionales, desde julio para media distancia y desde agosto para largo radio. Aun así se podrían perder un total de 98.2 millones de empleos en el sector y el número de visitantes mundiales se reduciría un 41%, mientras que las llegadas nacionales estarían un 26% por debajo de 2019.

APOYOS REQUERIDOS.

El WTTC destacó la importancia del apoyo de los gobiernos para la recuperación de la actividad. Para ello formuló una serie de recomendaciones, que resumimos en cuatro puntos:

  • La eliminación de cualquier medida de cuarentena para viajeros. Reemplazarlo por “corredores aéreos” entre países con circunstancias similares, así como la eliminación de las advertencias y prohibiciones de viajes internacionales no esenciales.
  • La adopción de protocolos globales de salud y seguridad, como el Sello de Viaje Seguro lanzado recientemente por WTTC (Leer más sobre el Sello de Seguridad).
  • La implementación de una prueba rápida y una estrategia de rastreo para ayudar a contener la propagación del virus, al tiempo que permite a las personas viajar de manera responsable en su país y el extranjero.
  • Una colaboración mayor y sostenida entre los sectores público y privado para garantizar un enfoque global coordinado de la crisis.

Postea en tu Facebook

Notas de Tapa