PANORAMA

Líneas aéreas: castigos a ambos lados del Atlántico

Recientes fallos contra el proceder de dos importantes líneas aéreas marcan auspiciosos precedentes en materia de defensa del consumidor.

Entre las numerosas líneas aéreas europeas, la irlandesa Ryanair sobresale por ser la low cost más grande del continente, con rutas a más de 230 destinos en 37 naciones. Una empresa que sobresale por sus tarifas verdaderamente bajas, es cierto, pero también por liderar los libros de quejas. Las tiene por millares y en numerosas sentencias se subraya su “conducta abusiva”.

Días atrás, un juzgado de Palma de Mallorca la condenó por pretender cobrar a un pasajero un suplemento para que pudiera llevar su equipaje de mano en cabina. El protagonista adujo que portaba elementos médicos que no podían ir en bodega, argumento que no fue escuchado a la hora del check-in. Y como se negó a pagar las £ 20 que se le exigían, no pudo embarcar.

Para Ryanair, debería haber adquirido un boleto con tarifa Priority, la cual permite llevar hasta dos piezas en cabina. Indignado, el damnificado interpuso una demanda por haber sido vulnerados sus derechos como pasajero.

Ya en tribunales, la jueza a cargo le dio la razón. “No se puede negar un embarque a ningún pasajero, salvo que existan razones de salud o seguridad que lo justifiquen”, dijo. Recordó, además, que el reglamento europeo indica que las empresas de aviación están obligadas a transportar el equipaje de mano en cabina sin ningún tipo de costo adicional sobre el valor del billete.

Si bien la multa no fue demasiado cara (¿qué son € 385 para Ryanair?), sienta un interesante precedente en la materia.

Ryanair.jpg
Ryanair es una de las líneas aéreas europeas que más quejas recibe por su "customer service".

Ryanair es una de las líneas aéreas europeas que más quejas recibe por su "customer service".

Millonaria sanción

Del otro lado del Atlántico sobresale un fallo aleccionador vinculado con demoras excesivas para la devolución de boletos que en el último año y medio no pudieron utilizarse.

En Estados Unidos, la Oficina de Protección al Consumidor dependiente del Ministerio de Transporte, solicitó una multa de US$ 4,5 millones para Air Canada por “retrasos extremos en el reembolso a miles de clientes afectados en sus viajes por la pandemia provocada por el Covid-19”.

Cabe apuntar que si bien había pasajeros con billetes no reembolsables, como sus vuelos fueron cancelados o modificados, para dicho Ministerio éstos tienen derecho a considerarse perjudicados. Según expresó en un comunicado, la medida apunta a “disuadir a Air Canada y a otras aerolíneas de cometer delitos similares en el futuro”.

En Washington dicen haber recibido más de 6.000 quejas por devoluciones no efectuadas, que notificó a AC “en múltiples ocasiones” sobre la situación y que los argumentos de defensa de la empresa canadiense “carecen de mérito”.

Lo cierto es que de esos US$ 4,5 millones en cuestión, US$ 2,5 millones serán acreditados a la línea aérea para que realice los reembolsos, en tanto que el monto restante se destinará a pagos al Tesoro estadounidense.

Deja tu comentario

Notas de Tapa