CORONAVIRUS

Por el coronavirus la IATA pronosticó una caída del 5% de pasajeros para 2020

Si el brote no se extiende, las aerolíneas perderían ingresos por US$ 29,3 mil millones. Las compañías latinoamericanas son las menos expuestas al impacto del Covid-19. Pidieron ayudas de los gobiernos para evitar que la emergencia sanitaria se vuelva una crisis económica.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés) presentó su evaluación inicial del impacto del coronavirus (Covid-19) en el tráfico e ingresos de las aerolíneas.

A priori, de sostenerse las condiciones actuales, la pérdida total de ingresos globales llegaría los US$ 29,3 mil millones, producto de una caída del 4,7% en la cantidad de pasajeros por kilómetro respecto al pronóstico de la IATA en diciembre. Con lo cual, no sólo no habría el crecimiento del 4,1% esperado apenas dos meses atrás, sino que el Covid-19 resultaría en una contracción global del 0,6% en la demanda de pasajeros para 2020.

Embed

DETRÁS DE LOS PROMEDIOS.

De todos modos, los promedios globales no hacen justicia a la hora de describir la heterogeneidad del impacto del coronavirus. Claramente, la región de Asia y el Pacífico se lleva la peor parte con una pérdida potencial del 13% de la demanda prevista para este año. O, dicho de otro modo, los transportistas de esa área sufrirán una contracción del 8,2% respecto a los niveles de pasajeros de 2019. Ambos escenarios, se traducirían en una pérdida de ingresos de US$ 27,8 mil millones, la mayor parte de los cuales serían soportados por los operadores registrados en China, con US$ 12,8 mil millones perdidos solo en su mercado interno.

En febrero el movimiento doméstico chino cayó cerca de un 70% y los viajes internacionales retrocedieron en torno al 55%, promediando en todo el mes una caída del 60% en el tráfico del país asiático.

O sea, las pérdidas en ingresos para las aerolíneas que operan fuera de esa región se limitarían a sólo US$ 1,5 mil millones.

Las estimaciones de la IATA se basan en un escenario en el que el Covid-19 tendría un impacto en forma de V similar al que experimentó durante el SARS en 2003. O sea, un período de seis meses con un fuerte descenso seguido de una recuperación igualmente rápida.

Además, esas previsiones suponen que el impacto de la emergencia permanezca centrado en China. Si se extiende más ampliamente a otros mercados de Asia y el Pacífico, los impactos en otras regiones serían mayores.

LATINOAMÉRICA, LEJOS.

Latinoamérica es por lejos la región que se vería menos impactada por la situación. Según la IATA, la demanda para las aerolíneas de la zona apenas caería un 0,1% respecto a las previsiones de diciembre, que en términos de ingresos se traduciría en apenas US$ 30 millones menos.

Esto se debe a que la bajísima conectividad con la región expone mucho menos a las aerolíneas locales. De hecho, Latinoamérica nunca explotó como destino para los viajeros del gigante asiático como sí lo hizo para otras áreas. Por caso, desde el SARS de 2003 al actual brote de coronavirus, el mercado interno de China se ha vuelto dos veces más importante para las aerolíneas de Asia-Pacífico, que además tienen cerca del 10% de sus ingresos basados en los viajeros internacionales de dicho país. Para las transportadoras de Latinoamérica apenas el 0,2% de sus ingresos derivan de los clientes chinos.

“TIEMPOS DIFÍCILES.”

Gobiernos y aerolíneas estamos juntos en esto. Debemos intentarlo todo para evitar que se convierta en una crisis económica

“Estos son tiempos difíciles para la industria global del transporte aéreo. Detener la propagación del virus es la máxima prioridad. Las aerolíneas están siguiendo la guía de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras autoridades de salud pública para mantener a los pasajeros seguros, el mundo conectado y el virus contenido”, dijo Alexandre de Juniac, director general y CEO de la IATA, quien anticipó: “Las aerolíneas están tomando decisiones difíciles para reducir la capacidad y, en algunos casos, las rutas. Los menores costos de combustible ayudarán a compensar parte de los ingresos perdidos. Este será un año muy difícil para las compañías”.

En este sentido, la IATA apuntó que los gobiernos tienen un papel importante que desempeñar en esta crisis. Por un lado, seguir los reglamentos y buenas prácticas implementadas por los transportistas, de manera de tener un enfoque global efectivo para contener el brote. “Hemos aprendido mucho de brotes anteriores. Y eso se refleja en el Reglamento Sanitario Internacional. Los gobiernos deben seguirlo constantemente”, dijo De Juniac.

La Asociación también exigió a los gobiernos que proporcionen ayuda financiera a las aerolíneas que luchan por mantener la conectividad. “Estamos juntos en esto. Debemos intentarlo todo para evitar que se convierta en una crisis económica”, consideró De Juniac.

EN NÚMEROS.

60% cayeron los viajes de cabotaje e internacionales en China durante febrero.

0,1% se reduciría la demanda de vuelos en Latinoamérica producto del coronavirus.

Deja tu comentario

Notas de Tapa