DALLAS-FT. WORTH

DFW. Nuevos y mayores protocolos de bioseguridad

El Aeropuerto Internacional de Dallas-Ft. Worth (DFW) ha puesto en marcha estrictos protocolos de bioseguridad para mitigar enfermedades transmisibles.

Con la puesta en marcha de rigurosos protocolos de bioseguridad, desarrollados en colaboración con reconocidos expertos independientes, el Aeropuerto Internacional Dallas-Fort Worth (DFW) apunta a brindar un entorno seguro a sus empleados y contratistas, garantizando así la seguridad de los pasajeros. Además, la estación aérea está monitoreando de cerca las regulaciones y cambios federales, estatales y locales, así como los mandatos gubernamentales, los lineamientos del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) y los avances de salud pública para mantener actualizados sus estándares de bioseguridad.

ESTRICTOS PROTOCOLOS DE BIOSEGURIDAD.

Las medidas de seguridad que se han implementado hasta el momento incluyen la capacitación de todos los empleados sobre protocolos de seguridad y saneamiento. Además, el personal que tienen contacto frecuente con el cliente (limpieza, concesiones, estacionamientos, experiencia del consumidor, operaciones aeroportuarias y seguridad) reciben una capacitación aún más extensiva a través de normas detalladas de limpieza y protección personal, entre otros detalles.

En otro orden, DFW está motorizando varias acciones para reducir el contacto cercano entre las personas a fin de limitar la propagación de la enfermedad, en tanto que en las áreas de alto tráfico se han instalado dispensadores eléctricos con desinfectante de manos.

Se ha contratado a un equipo adicional de limpieza adicional integrado por 165 trabajadores encargados de desinfectar las superficies que se tocan con mayor frecuencia; es requisito obligatorio el uso de cubrebocas a toda persona que transite por el complejo; cada 30 minutos se reproducen anuncios por altoparlantes sobre distanciamiento social; y se instalaron señalamientos en el piso para marcar donde se debe parar el pasajero, manteniendo distancia en la zona de migración y aduana, y puntos de control de seguridad, al igual que en las concesiones.

Finalmente, DFW está analizando las mejores prácticas de la Sociedad Americana de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado (Ashrae, en inglés) para optimizar la seguridad y la eficiencia del sistema de filtración.

ARRIBOS NACIONALES E INTERNACIONALES.

A la llegada de vuelos nacionales, las personas sospechosas de tener una enfermedad infecciosa serán asistidas por personal de emergencias de DFW, el que deberá notificar la situación a los agentes de salud local o al Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC). Si cualquiera de las entidades considera que la cuarentena de una aeronave está justificada, tienen la autoridad para iniciar las acciones correspondientes.

A la llegada de vuelos internacionales, los organismos de Aduana y Protección Fronteriza tendrán la autoridad de aislar a las personas y/o poner en cuarentena un vuelo hasta que se pueda eliminar un posible contagio. Si el individuo está a bordo de un vuelo internacional y se tiene sospecha de una enfermedad infecciosa, Aduana y Protección Fronteriza asegurará la aeronave y restringirá el número de personas que entran y salen, mientras que personal de emergencias se comunicará con el Centro de Operaciones para obtener orientación al respecto.

INFORMES
DFW: Protocolos de Bioseguridad

Postea en tu Facebook

Notas de Tapa