Disputa

República Dominicana: Polémica por la tarjeta de turista

República Dominicana dispuso dejar de cobrar la tarjeta de turista pero las aerolíneas piden más tiempo.

Desde 1967, República Dominicana cobra por obtener la Tarjeta de Turista: una tasa impositiva que cobra el país a sus visitantes. “La adquisición de esta tarjeta es un requisito para el ingreso al territorio nacional, con fines turísticos, sin necesidad de una Visa Consular”, indica la propia autoridad dominicana.

Sin embargo, el gobierno del país decidió eliminar el cobro de la tarjeta para nacionales (vivan o no en República Dominicana) y para extranjeros residentes en el país, reservando el cobro exclusivamente para turistas extranjeros no residentes. Así lo decidió el gobierno y lo dispuso la Junta de Aviación Civil (JAC) que puso como plazo máximo marzo de 2023 para implementar estas modificaciones.

José Ernesto Marte Piantini, presidente de la JAC, explicó que el cambio tiene como finalidad eximir del pago de la Tarjeta a la “diáspora dominicana”, es decir los dominicanos que emigraron y viven en el Exterior, pero regresan regularmente a visitar parientes y amigos.

Vale recordar que la Tarjeta de Turista cuesta US$ 10.

IATA y la decisión de República Dominicana

IATA no se opone al cambio en la reglamentación, pero sí planteo que el lapso de tiempo para implementarlo es muy poco. El principal problema, según IATA es la adaptación de los sistemas digitales y de recaudación.

“Con el propósito de encontrar una solución viable para todas las partes, IATA, junto con las aerolíneas que prestan servicio en el país, han insistido en varias reuniones sostenidas con la Junta de Aviación Civil (JAC) que la exención (…) no puede implementarse de manera sencilla en los sistemas globales de reservas, ya que éstos no pueden diferenciar los impuestos aplicables según la nacionalidad”, indicó IATA en un comunicado.

Encontrar una solución para todo el sector es extremadamente complejo, costoso, lento, y contraría al principio de estándares globales de la industria. Por ejemplo, la nacionalidad de un pasajero no tiene inherencia alguna al momento en que los clientes buscan tarifas, ni tampoco durante el proceso de compra. Por lo tanto, es injusto exigir que las aerolíneas tengan que encontrar, crear y aplicar una solución para un único país cuando existen procesos más simples y estándares para ello”, dice la Asociación.

En 2017, cuando las aerolíneas fueron contactadas por primera vez por el Gobierno Dominicano con la solicitud de incorporar este impuesto como parte del proceso de venta de boletos, IATA informó a las autoridades que las exenciones basadas en la nacionalidad no podían aplicarse a través de los sistemas automáticos de venta de las compañías aéreas”, recordó la Asociación. Y prosiguió: “Consciente de las limitaciones, el gobierno instruyó que el impuesto se cobrara a través de los boletos aéreos, acordando el reembolso a los pasajeros exentos a través de un portal que crearía la Dirección General de Impuestos Internos (DGII). Para ello se emitieron el Decreto Presidencial 430-17 y la Norma General 08-2018 a los que las aerolíneas han dado cumplimiento. Todos los dineros recaudados desde abril de 2018 en nombre del gobierno han sido liquidados por las aerolíneas a la DGII”.

Como industria, reconocemos que la situación actual es injusta para los ciudadanos dominicanos, los residentes extranjeros y otros pasajeros exentos. Sin embargo, este es un asunto que sólo puede resolver el Gobierno de la República Dominicana y no las aerolíneas”, concluye IATA.

Otras noticias que te pueden interesar

Air Europa cerrará 2022 con un beneficio histórico

Aeronáutica Civil rechaza la fusión de Avianca y Viva Air

Turkish Airlines cerró con beneficios el tercer trimestre

Latam Airlines proyecta un 83% de operaciones en noviembre

Emirates Group ganó US$ 1.200 millones en el segundo semestre

Temas relacionados

Deja tu comentario

Notas de Tapa