OPINIÓN

Viajes internacionales: el largo camino hacia la normalidad

Para que los viajes internacionales recobren impulso es imprescindible una distribución global más equitativa de las vacunas contra el Covid-19.

Después de un año y medio, la industria de viajes comienza a recuperarse, en especial en términos de movimientos internos. Ante las restricciones para viajar al extranjero, la gente está redescubriendo los tesoros turísticos de sus propios países.

De hecho, la ocupación hotelera en algunas partes del mundo, como Estados Unidos y Europa, se está acercando a los niveles prepandémicos.

Mientras tanto, a pesar de que un número cada vez mayor de naciones están reduciendo las restricciones de viaje, el turismo internacional permanece en gran medida paralizado.

Según la Organización Mundial del Turismo (OMT), las llegadas de turistas internacionales fueron un 85% más bajas entre enero y mayo de 2021 que en el mismo período de 2019. Y si bien este tipo de viajes viene en aumento, todavía queda un largo camino por recorrer para alcanzar una recuperación completa.

Prioridad uno: vacunación

Si bien los científicos desarrollaron vacunas contra el Covid en tiempo récord, la distribución global de las mismas ha sido lenta y desigual, y los países desarrollados han ganado la carrera para inmunizar a sus ciudadanos.

Según el Global Dashboard for Vaccine Equity, una iniciativa conjunta del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la OMS y la Universidad de Oxford, al 15 de septiembre de 2021 más del 60% de la población de los países de ingresos altos había recibido al menos una dosis de la vacuna, en comparación con tan sólo el 3% en los países de bajos ingresos.

Así, mientras varias naciones carecen de recursos para proporcionar incluso la primera dosis a sus trabajadores de salud de primera línea o personas mayores, otras piensan proporcionar vacunas de refuerzo a sus ciudadanos, ampliando de esta forma la brecha de protección entre los países desarrollados y aquellos en desarrollo.

Varias instituciones mundiales, incluyendo la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y las Naciones Unidas (ONU), están trabajando para garantizar la disponibilidad y distribución equitativa de vacunas. La mayoría de los líderes mundiales han prometido su apoyo a la causa, pero ya es momento de que pongan en práctica sus palabras. Es fundamental aumentar el suministro de vacunas a las naciones menos desarrolladas, brindar apoyo para fortalecer sus sistemas de atención médica y aumentar la financiación a la causa a fin de cumplir el objetivo de OMS de vacunar al 70% de la población mundial para mediados de 2022.

Otros impedimentos

Los otros aspectos que impiden la recuperación de los viajes internacionales son las diferentes reglas de viaje y los requisitos de cuarentena que existen entre países, incluso para personas completamente vacunadas. Además, varias naciones no reconocen todas las vacunas, a veces hasta las aprobadas por OMS, lo que restringe aún más el tráfico internacional. Como resultado, muchas personas prefieren viajes nacionales menos complicados en lugar de vacaciones internacionales.

Una mayor cooperación mundial para garantizar la coherencia en las políticas de viajes, así como una guía de viaje global uniforme por parte de organizaciones internacionales como OMT y WTTC, podrían contribuir en gran medida a abordar estos problemas y a impulsar los viajes internacionales, cuya demanda de lo contrario seguirá existiendo, pero moderada y restringida a travesías esenciales en la mayoría de los casos.

Temas relacionados

Deja tu comentario

Notas de Tapa